La idiotez aparente

“Fíjate en el donut, no en el agujero. Fíjate en el donut y haz tu trabajo, es lo único que puedes controlar. No puedes controlar nada de lo que pasa fuera de ti. Pero puedes entrar en ti y hacerlo lo mejor que sepas”

David Lynch

Foto: keikai.blogspot.com

 

La música, el arte y la literatura nos enseñó que la verdadera vida está en uno mismo, la única manera de vivir feliz y plenamente es individual y absoluta. No me malinterpretéis, simplemente creo en la capacidad de transmitir y sentir de uno mismo. Todo parece una falsa comedia, la mayor comedia de tu vida jamás vista. Nada se muestra íntegro ni auténtico, como sucedió en tiempos pasados y sí, supongo que Woody Allen tenía razón, parece que tiempos pasados fueron mejores, aunque lo único que sucede aquí es que no valoramos nuestro tiempo y nunca nos parecerá mejor porque nos gusta vivir en ese estado plomizo y tedioso que venera lo que no podemos tener,un pasado que no volverá y un futuro que no llegara. Y yo te repito ahora…no valoramos nuestro tiempo y nunca nos parecerá mejor, sólo cuando miremos atrás. Nunca serás más joven que hoy.

No nos engañemos, los tiempos han cambiado. Todos somos títeres de la sociedad del prozac, de lo que hoy todos hacemos y seguimos como buen rebaño de buen pastor porque la idiotez humana no tiene límites.

Os reseño la película de Un dios salvaje como guinda de este pasteloso empacho de idiotez.  Una parodia a la estupidez humana. Para que os hagáis una ligera idea:

Dos niños tienen una pequeña pelea que han solucionado como muchos críos, es decir, a hostias. ¿Qué sucede? Los padres (adultos y responsables) como gente civilizada que son, se reúnen para resolver la disputa entre sus respectivos hijos. Y aunque al principio todo es cortesía y buenos modales, poco a poco, las parejas empezaran a tirarse los trastos a la cabeza. Aquí no hay ni buenos ni malos. Ni tan siquiera vencedores ni vencidos. Sólo cuatro adultos que se enzarzan en una calurosa discusión que va desvariando más y más a medida que ésta se va alargando innecesariamente. Llegados a cierto punto, poco importa el motivo por el cual discutían, pues la cantidad de impertinencias e insultos que se sueltan nacen de la confrontación pura y dura para ver quién tiene razón y quién está equivocado, quién es más falso o quién ha perdido más los nervios.

¿Cómo acaba esto? Los niños, al día siguiente se tratan como si no hubiese pasado nada, y juegan como cualquier otro día.

Idiotez aparente. Estupidez humana.

 

Sonnen Licht

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.