Dominados por la tradición

“La tradición intelectual es de servilismo hacia el poder, y si yo no la traicionara me avergonzaría de mí mismo”

Noam Chomsky

Nos rozamos, nos tocamos y mientras tanto nos vomitamos con palabras que no nos pertenecen. Nos han hecho creer que tenemos que luchar, defender con orgullo algo que ni siquiera es nuestro. Unos piensan que es una cuestión de historia, de valores, de tradición y de coraje. Ahora me pregunto, ¿de quién? Si unos defienden un pasado que no les pertenece vivirán encerrados en él. No somos conscientes de las banalidades e incoherencias que poseemos. Los de un lado, creen que la sangre es algo por lo que hay que luchar y mantener, no se puede perder la estirpe de tu raza. Y los del otro lado, creen que la sangre es una estupidez pero sin embargo viven creyendo que tienen que defender su historia, la de sus antecesores y me pregunto ¿cuál es la diferencia?

Hace unas semanas escuche un diálogo que resumía lo que está ocurriendo ahora mismo.

“-Ustedes no entienden la importancia de la tradición.
– Claro que la entendemos, pero no dejamos que nos domine. La historia y la tradición llevaron a Europa a una guerra mundial. Quizás deberías ir pensando en dejarlas atrás”.

Nada más escucharla pensé en lo brillante que era y en lo estúpido que es el ser humano. Este diálogo era tomado de una serie contextualizada en los principios del siglo XX.

Hemos pasado por dos guerras mundiales terroríficas en las que se enfrentaban hombres, soldados, trabajadores, padres de familias, amantes, jóvenes e incluso niños. Familias destruidas, personas rotas. Todos ellos sacrificaron sus vidas porque les hicieron creer que tenían que luchar por su país y regresar con orgullo por haber ganado frente a otros, carne de ganado que se suicidaba en esta batalla en la que sólo morían las masas, los pobres incrédulos que absorbieron como un tratado de honor lo que otros les hicieron creer para su propio y único interés. Esa es la historia de entonces y de ahora, porque hasta entonces el ser humano no ha cambiado.

La sangre es el combustible que hace que tu cuerpo se mueva, no trae consigo códigos que tengas que cumplir, ni que defender, ni venerar. El problema de la humanidad en todo el mundo civilizado es social y religioso, y es preciso acabar enfrentándose con él y tratarlo desde la más profunda humanidad.

Lo que yo digo es que es una larga vergüenza y añado que sería una auténtica vergüenza para cualquier país que se distinguiese de otros por la variedad y vastedad de sus territorios, sus materias, su actividad inventiva, sus gentes y su tradición. El pasado y el presente se marchitan.

No te das cuenta todavía que cada vez que me vomitas pierdes más de ti y que al final sólo quedarán las huesos de tu falsa gloria y moriremos enterrados bajo un mundo que no supimos arreglar.

Nos rozamos, nos tocamos y nos damos la mano mientras perdemos nuestro alma.

 

Sonnen Licht

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.