The Black Madonna nos mató de placer

Una de las cosas más entusiasmantes de The Black Madonna es su contacto con el público.

Foto: Aldo Paredes

 

Es bailonga, provocadora y talentosísima. Sus temas hacen turbulencia. Levantan del suelo. El cierre en el Sonar fue ARTE. Para mí lo más emocionante duró apenas segundos y fue el momento en que se convirtió ella en lanzadera.

Su sistema elegantísimo consistía en ir agarrando una por una a todas las personas del recinto hasta mantenerlas suspendidas en el aire. Desde abajo se sentía como un ascenso propulsado por la construcción musical que ella iba magistralmente edificando. Primero lentamente, luego cada vez más rápido. En un momento dado, ya todos en lo alto, todos convertidos, absortos, madonnizados… nos soltó.

Esa caída libre me pareció conmovedora. Fue una EXPLOSIÓN de ritmos, gritos, baile y placer.

The Black Madonna nos mató de placer.

 

Marie Moulin

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s