Cita

“A menudo traté de hacerle comprender que su contribución no era ser un personaje, sino hacer imperiosos mis pequeños intentos de creación siendo tan maravillosa que yo no tenía más remedio que quererla: los relatos después de todo, sólo eran palabras que daban forma a unos misterios más vastos, apremiantes, pero, por otra parte, inexpresables como el amor y la pasión. En ese sentido, le expliqué, ella era mi musa; las musas no unas eran hadas atractivas y juguetonas que se te sientan en el hombro para sugerirte una mejor elección de las expresiones y que se alegran con disimulo cuando consigues una, sino poderosas fuerzas vitales y mortales que amenazan con aspirarte fuera del casco de tu barco a no ser que puedas clavar unas tablas -palabras en el caso del escritor- en la brecha”

Richard Ford

Foto: pinterest.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s