14 de febrero

“La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor”

Friedrich Nietzsche

beachFoto: wlpapers.com

 

Desde la playa más cercana, el sol tenue del atardecer se colaba en su habitación, calentaba suavemente su espalda y provocaba que, en aquel recoveco inexorable de su hogar, sobrevolase un ambiente acogedor . A esa hora, cada vez que entraba en su rincón, brillaba una lámpara que se sumergía en sus recuerdos; una lámpara que contaba historias y escondía los misterios más vertiginosos que existían. Así fue como entendió que sin luz y sin calor nada tenía sentido. Y así, como las huellas sobre la arena, comenzó una vida verdadera escuchando el ruido del mar y el cantar de las sirenas…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s