Tiempos Con Versos: La dulce condena

Reconozcámoslo, todos conocemos de primera mano una historia de adicción, ya sea ajena o propia. Existen muchos tipos: a las drogas, al juego e incluso a las personas…Probablemente sea lo más parecido a estar en una cárcel siendo libre. Barrotes que construimos con nuestras manos para crear una celda de felicidad ficticia que, poco a poco, arrastra al mayor de los vacíos. Es amarga pero, al mismo, la más dulce de las condenas… cada corazón merece una oportunidad cantaba Andrés Calamaro en Dulce Condena.

Es la cárcel
más libre de todas.

Una prisión
hecha a la medida
de las manos del preso.

Víctima y verdugo
durmiendo juntos
en el mismo cuerpo.

Siempre llena,
en la cárcel
más libre de todas
se cumple
la dulce condena.

Tan dulce,
que las celdas
siempre se abren
a la huida.

Tan dulce,
que los fugados
siempre vuelven
si lo intentan.

Así es la cárcel
más libre de todas.

Una prisión
con esposas apretando
las muñecas de las manos
del delito.

El maldito crimen
de proclamarse
a uno mismo culpable.

Culpable de buscarle
atajos a la vida.
De comprar
la felicidad a plazos.

Eso siempre tiene un precio.

¡Pero acaso
no es tentador,
ser feliz en la mentira
aunque sea
solo a ratos!

Así es la cárcel
más libre de todas.

Siempre llena

Siempre ahogando
en el vacío
a cada preso,
dispuesto a cumplir
la dulce condena.

barsFoto: www.today.ng

 

Nacho Aranguren

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s