Tiempos con Versos: El Vertedero

El vertedero es, en muchos países, un ecosistema donde miles de personas luchan por sobrevivir, como lo haría un pez boqueando fuera del agua; o más bien, entre toneladas de basura. Este verano estuve en Camboya como voluntario (de la ONG por un sourire d´enfant), y tuve el doloroso privilegio de ver, oler y sentir, en primera persona, la realidad que se vive en este lugar. El paisaje es arrollador. Las manos y pies descalzos. Las miradas vacías. Esta triste situación, que es el medio de subsistencia de muchas familias, es a menudo ignorada o normalizada en los propios países. Los estados no quieren visibilizarlo, pero nosotros debemos combatirlo.

 

Se resigna la piel
curtida al fuego,
rota la mirada
alarga inevitable
su caída.

Aquí es imprecisa y fútil
la carne que viene
y pasa, tan pronto,
del útero a la tierra,
sin auxilio alguno,
sin posible exilio.

El sol se descompone
entre mares de óxido,
arados duramente
por pies anquilosados
y manos que rapiñan
el putrefacto estertor
de la carroña.

Si la desesperación despierta,
violenta será la pesadilla.

Sobre lo yermo,
infecto se espesa el aire
hasta incendiarse.
Es este duelo a azufre
lo que el paladar mastica;
en él copulan las moscas,
en éste pútrido aliento
que es cuanto
queda de vida.

Se descabalgan los cielos
del idílico azul
y dan con la lengua en la mierda.

Aquellos que aquí
– en el vertedero –
osan respirar
son muertos
cargando a hueso
su existencia,
comiendo de la nada
descompuesta,
fijos en la nada,
en la nada inertes,
cubiertos por la nada
hasta el olvido.

Y los miras.
Y los saludas,
y no lo quieres admitir,
pero, en realidad,
te estás despidiendo de ellos.

Porque hay un día en tu calendario,
en que llegas, por primera vez, al vertedero,
pero nunca terminas de marcharte,
de deshacer el nudo en la garganta,
el grito de espanto
royéndote los puños
o el azote de sal en las pestañas.

Porque hay un día en tu calendario,
En que llegas, por vez primera,
y sin aviso:
un nudo en la garganta,
un grito de espanto
royéndote los puños
y un azote de sal en las pestañas;
pero en la boca,
que descosida afronta
el desamparo del niño
que emerge desnudo,
como ángel enterrado,
del escombro…
pero en la boca
no puedes más
que doler una sonrisa.
El ángel no merece nuestro llanto.

Y así llueve
en los cuerpos
que yacen sobre la basura.
Sí, bajo la lluvia.

Y no sé, si tormenta alguna
agitará su sangre serena,
si les digo
que por cada centro comercial
un nuevo vertedero espera,
amenazando con desbrozar
las vísceras de la tierra
y devorar a cuántos queden
a su alcance.

(Pero la muerte avanza incontestable,
jugando con el cabello de las niñas.
Jugando la muerte su primavera.)

En el vertedero, la muerte es amarilla
si la excavadora embiste
con sus garras
el frágil aliento de un chiquillo.

La muerte en el vertedero es.
También camaleónica, tóxica y descarnada
si charco, mosquito o jeringuilla,
si súbita o agónica.

¡Pero la vida! Ay…
La vida en el vertedero
es diariamente muerte.

El vertedero es la metáfora.
El vertedero es el espejo,
donde quedamos los unos
a los otros mirando,
sin reconocernos.
Mirando desde el dolor
al dolor mismo,
sin comprenderlo apenas,
atisbando un ¿por qué? fatal
en los ojos que nos interrogan:
cómo y por qué
puede ser real
que no hallemos solución
a las respuestas.

El vertedero es la metáfora.
El vertedero es el espejo,
el antagónico reflejo.

El vertedero siempre fue
el eco de nuestra miseria interna.
Pero ojalá que nunca hubiese sido.
Ojala nunca más sea.

camboyaFoto: www.unfotografo.es

 

Saúl Flores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempos con Versos: El Vertedero

  1. Mª Yolanda Gracia López dijo:

    ¡Impresionante! Terriblemente bello y veraz. Es,ciertamente, la metáfora de esta sociedad: el vertedero que tú desgarradamente describes; los refugiados -no refugiados en ninguna parte- hacinados en las fronteras; los niños que, en nuestros propios barrios, no comen dignamente,
    ni indignamente, …
    Saludos, compañero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s