Sparrows

Al norte del norte, en Islandia, no existe la noche. Durante los meses veraniegos la luz está siempre presente y, ante este fenómeno climatológico, el cineasta Rúnar Rúnarsson nos presenta un drama en el que el país noreuropeo y sus tremendos valles son un personaje más que servirán para entender la soledad, la frialdad y la belleza, en sus cotas más álgidas.

Bajo el título de Sparrows –Gorriones en español-, la cinta del realizador islandés, que se alzaría con la Concha de Oro en 2015, sorprende por su veracidad: es un relato áspero pero terriblemente hermoso.

sparrowsFoto: sparrowsthemovie.blogspot.com

 

La historia se centra en la vida de Ari (Atli Oskar Fjalarsson), un adolescente incomprendido y perdido en ese mundo tan absurdo que llamamos de “adultos”. El joven -cuyo papel recuerda por momentos al sensacional Craig Roberts en Submarine– tiene que abandonar la ciudad en la que vive plácidamente con su madre para vivir con su padre en una zona rural de los fiordos. Su padre, encarnado por  Ingvar Eggert Sigurðsson,  es un alcohólico del que poco sabe y al que apenas conoce. La incomunicación entre ellos es máxima

En un lugar asfixiante y a la vez vacío, nuestro protagonista irá enfrentándose a situaciones en las que su inocencia se irá diluyendo hasta alcanzar la madurez. Ante este panorama, Ari tendrá que lidiar con el fracaso y la nostalgia.

yogurFoto: www.hollywoodreporter.com

 

Resultan implacables imágenes tan cotidianas como compartir una mermelada, comer un yogur o sentarse junto al televisor. Y es que, a pesar de que nos invadan por su cercanía, en cada toma reside el sufrimiento de una familia desestructurada en la que únicamente resplandece la figura de la abuela, interpretada por la espectacular Kristbjörg Kjeld.

Estamos ante una historia cruda, una historia de carne y hueso que atraviesa al espectador por su sencillez y sus descargas emocionales. Gracias a un guión parco en palabras, en el que cada uno de los personajes consigue decir mucho con cada mirada, la película consigue tensar esa cuerda que llamamos vida y arrastrarnos frágilmente sin darnos cuenta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s