Martes y 13

“Tienes que asumir que la perfección no existe. La imperfección es el equilibrio perfecto, créeme”

Kiera Cass

umbrellaFoto: www.index.hr

 

Era un día señalado -martes y 13- y parecía irremediable que tenía que ponerse a diluviar. Los hombres del tiempo se frotaban las manos y yo, ante tanto jolgorio, decidí invitarla a cenar y dejarme llevar por esa erótica belleza que prefiere dejarse caer el tirante.

Cenamos palomitas de pollo y ensalada de tomate y burrata. Brindamos con cerveza y vino tinto. Y de postre nos embaucaron con el chupito especial de la casa y una crema de orujo. Todo perfecto para disimular, para naufragar.

No vestía un traje ajustado con lunares de leopardo ni hacía falta. Sus ojos llamaban a la naturalidad; una naturalidad aplastante que te maneja sin darte cuenta. Una explosión.

Antes de perder el control, me acerqué con una proposición, una oferta irrechazable al más puro estilo de Marlon Brando en El Padrino. Y así, acabamos tumbados, desconectados por el sonido de una película sobre Paris.

Me agarraste.

Y aunque me olvide y todo estalle, siempre quedará un piso en Nueva York para encontrarnos desnudos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s