Primer asalto con The Lumineers

Hay lunes que no son malos, sino todo lo contrario, y ayer fue uno de ellos. The Lumineers inauguraron en Madrid las “Noches del Botánico”, un ciclo de conciertos que se extenderá hasta finales de julio y que alegrará las noches de aquellos que tengan que sobrevivir al verano en la capital. El trío norteamericano presentaba en España Cleopatra, su segundo LP, y lo hacía en un escenario que no podía ser más lumineer: un jardín botánico con una iluminación tenue y una juventud dispuesta. El ambiente íntimo y cargado de sonrisas auguraba una mágica primera noche; sensaciones que se confirmaron cuando pasados veinte minutos de las diez, sonaron los primeros acordes de piano de “Sleep on the floor”. Ataviados con tirantes, sombreros, guitarras y ese violonchelo marca de la casa, los Lumineers transmiten buen rollo y contagian felicidad. Siguieron con “Ophelia”, sin duda uno de los hits más potentes del nuevo disco, e iniciaron el repaso a su primer trabajo con “Flowers in your hair”, que encendió definitivamente a un público que no dejó de cantar el resto de la velada.

lumineersFoto: www.abc.es

 

No tardaron en emitir esas dos palabras que les dieron la fama, “Ho Hey”; quizás demasiado pronto y, presumiblemente, queriendo demostrar que no son banda de una sola canción. De hecho, argumentaron no serlo exhibiendo cada tema de su nuevo álbum, más variado, profundo y personal que el primero, pero continuista en la línea que les llevó al éxito: canciones sencillas, divertidas y fáciles de escuchar, canciones que generan alegría. Tampoco faltaron clásicos de su primer LP como “Submarines”, “Classy Girls” o “Charlie Boy”, del que echamos en falta la deliciosa “Flapper Girl”. El momento de la noche llegó a mitad de la función, cuando en una reivindicación de sus orígenes más modestos, se animaron a bajar a pista, mezclarse con el público e interpretar canciones a pie de grada versionando al genio entre los genios, Mr. Bob Dylan.

El broche a más de hora y media de concierto lo pusieron con la extasiada y esperada “Stubborn Love” y una emotiva y significativa versión de Talking Heads: “This must be my place.” Y es que, el lugar de The Lumineers, debe ser sobre un escenario haciendo disfrutar a la gente. Han pasado casi cinco años desde que se dieron a conocer con un video casero de “Ho Hey” y, permítanme la expresión, parece que fue ayer. El tiempo vuela y debemos aprovechar cada regalo que nos brinda. The Lumineers fue sólo el principio. Quedan muchas Noches de Botánico para regocijarse con buena música.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s