Tiempos con Versos: Poema al desamor

“Hoy he vuelto a ver una escena tan cotidiana como triste: una pareja sentada en una mesa cada una mirando a la pantalla de su móvil, mirando su Instagram, chateando por whatsapp… de todo menos estar presente con la persona de al lado. En verdad, muchas veces soy yo el que lo hace estando con amigos o familia; no dejo de pensar que nos estamos acostumbrando a un modo de comunicarnos que nos hace estar más incomunicados. Si la palabra es uno de los dones del hombre, entonces cada vez somos algo más robots y tal vez menos humanos cuando se trata de comunicarnos con el otro. Todo esto es algo triste, algo así como un poema al desamor. Sin más dilación, les dejo con mis versos”

 

Este es un poema
para ciegos.

Un poema para aquellos
que han cambiado sus ojos
por las ráfagas de fotos;
que han cambiado sus retinas
por pantallas y destellos.

Quizá,
este no deje de ser
un poema al desamor.

Porque ojos que no ven
corazón que no siente.
Y ahora solo veo citas
a ciegas.
O peor, citas entre ciegos.
Miradas que no buscan
miradas.
Miradas que no encuentran
amor.

Amor que no vive,
que no late
en la pantalla del teléfono.

También podría ser,
todo esto,
un poema para mudos.

Un poema para todos
que han cambiado su voz
por el llano sonido del teclado
al chocar contra los dedos;
que han cambiado un llanto roto
por romper palabras rotas
en simples mensajes de texto.

Sí, quizá este
no deje de ser
un poema al desamor.

Porque si la nada
la habitan los silencios,
entonces los amados
que callan sin mirarse
por hablar a una pantalla
son pareja en el vacío.
Y en el vacío, amigo
no puede habitar amor.

Amor que no vive,
Amor que no late
en simples mensajes de texto.

Sí, y este
también podría ser
un poema para sordos.

Un poema para aquellos
que han cambiado los diálogos
por monólogos estériles
de color metal y sonidos
de timbre eléctrico.

Sí, quizá este
no deje de ser
un poema al desamor.

Porque la palabra
solo es onda y siempre nada
si no hay nadie que la escuche.
Y en cada mesa, cada noche
retumba y truena el eco
por palabras de amor
que no llegan a destino
al mirar donde no era,
por estar sin estar
por estar sin prestar
atención.

Un eco que retumba,
un eco que se apaga
y si se apaga, no es amor.

Amor que no vive,
amor que no late
en monólogos estériles,
en diálogos sin verso.

Este es un poema,
al fin,
para todos los vivos
que cada día
están más muertos.

Un poema para aquellos
que han cambiado al ser humano
por ser algo más robot
con menos palabra
y sentimiento.

Seguro,
que este debe ser
un poema al desamor
pues está escrito sin tinta
en las notas de texto
de la fría y estéril
pantalla de un teléfono.

Y lo estéril no alberga vida
y sin vida, amigo mío,
dime donde vive amor.

Desde luego
que el amor no vive
que el amor no late
en la fría y estéril
pantalla de un teléfono.

telefonoFoto: directorscentre.com

 

Nacho Aranguren

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempos con Versos: Poema al desamor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s