Tiempos con Versos: La boca del hambre

La boca del hambre se abre y se estira sobre nosotros. Según los últimos datos, cerca de mil millones de personas no tienen para comer; el 13% de esas personas vive en países “desarrollados”, el 87% restante, no. Sabemos que hay riqueza suficiente para paliar el hambre, pero también sabemos que el hambre es rentable. Un lujo o un privilegio, que los países “desarrollados” nos podemos permitir… Y usted, ¿qué siente al ver cómo se cierne la boca del hambre sobre nosotros?

Es la boca del hambre
tan vasta y tan infinita
como la noche.
Con su oscuridad de pozo
se desquicia al eco
que el vacío arroja
a sus entrañas.

La boca del hambre, desdentada,
transitada apenas por el llanto,
por la nada
o por moscas lejanas
que confunden
el hambre de la boca
con la muerte.

Los cementerios del mundo
pasan hambre.

La boca del hambre,
es una patria de selva y de desierto,
una patria central, casi norteña,
con cárteles y drogas por gobierno,
con narcos y violencia a degüello
en un rastro fatal de sangre,
sellado con silencio.

La boca del hambre,
es una patria austral,
a veces levantina,
que lucha para acallar
el hambre de las bocas que ama
dilatando bajo sudor y sacrificio
su propia hambre.

La boca del hambre,
son los ojos
hinchados por la urbe,
que en sus órbitas,
inflama una perla de sal
deshidratada
que lame la piel esquelética
de un cuerpo
que es lápida próxima,
augurio de cementerio.

La boca del hambre,
es un negocio que teje y cose ropa
por un chavo,
que muere y se reemplaza
sin noticia, sin luto, sin recuerdo.

El hambre es,
entre sus bocas,
el mejor de los negocios
del imperio.
Porque el hambre trabaja a destajo
por un chavo
y da comida.
Porque el hambre
costea el bienestar
y el desarrollo
y el progreso
de las naciones libres.
Porque el hambre
costea la justicia
y la opulencia
y los recitales de poesía
y los colegios.
Y porque los buenos pueblos
de “dios mercado” bueno,
tienen para comer gracias al hambre
y aún para arrojar
las sobras al vertedero.

La boca del hambre,
precipicio a una espera
que lucha contra el tiempo
y que observa, ceñida a las venas,
el avaro derroche de comida
que nunca es pan
para la boca del hambriento.

Los cementerios del mundo
mueren de hambre.

La boca del hambre es políglota,
interracial, multiculturalista,
apostólica, romana y budista,
porque los vientres
estallan de hambre igual
aquí, en Vietnam o en Etiopía.
Quizás con más frecuencia
en Vietnam o en Etiopía.
Bueno, quizás no, seguramente.

La boca del hambre,
muere en su inmensidad de noche,
rehén de la mezquindad de la codicia,
sin jueces en la pobreza,
tan indefensa como el hielo
en una hoguera,
apagando la piel
de los que cercan
su boca hambrienta
al cementerio.

La boca del hambre,
es una brecha en el mundo
que se ensancha y se consume
al calor de la miseria.

El hambre,
las bocas desiertas,
horadadas,
anhelantes,
retumban en un eco de caverna
como una llanura muerta
transitada sólo por el aire.

Caminan elegantes las divisas:
dólares, euros, pesos, yuanes…
Caminan elegantes con sus trajes,
sus hoteles, sus mercedes, su sonrisa.
Caminan a espaldas de los olvidados,
a la sordera del llanto
de los hijos por las madres,
del sol por los esclavos.
Caminan y creen y piensan
que el hambre es cosa del pasado,
pero mil millones de personas en el mundo
no llenan su boca más que con su hambre.

El mundo es un cementerio
que pasa hambre.

Un cóndor sobrevuela,
como un cuchillo en llamas,
el cielo de la tarde
y reza por los niños
de la América
que pasa hambre.

Los drones fríos
hacen de Siria,
de Palestina,
de Oriente,
un retrato de sangre,
arrancando con sus ojos
pies hambrientos al suelo,
donde las bocas se abren
sin auxilio, sin redención,
sin vida.
Tan sólo queda allí la paz
que nosotros sembramos
con los mísiles en las ciudades.

Europa murmura, mientras,
su tonada falaz
que ignora y que repudia
a los hombres y mujeres
que dentro de sus fronteras
pasan hambre,
enfermos de la igualdad,
del progreso y de la justicia falsa
de la que todos hablan,
pero nadie conoce.

Ladran los fusiles por el diamante,
por el caucho, por el coltán,
por los cultivos, por el oro,
por la sangre.
Son las manos del hambre
quienes disparan los aquelarres
de plomo y de metralla, sí,
pero son los magnates del hambre
quienes ordenan cuándo los cañones arden
y cuándo un África esclava de su riqueza
muere, es saqueada y pasa hambre.

Bajo un sol reverdecido,
Asia llora por el hambre de sus hijos.
Asia es el continente más poblado
por el hambre.
En China, India o Camboya,
las fábricas de las multinacionales
son ya las nuevas pagodas
donde el pobre “ora et labora”
por un mísero chavo
que no puede cerrar
la boca de su hambre.

El hambre es el cementerio
donde nuestro mundo arde.

La boca es una guerra,
entre dos hambres,
cuando el mundo
se disputa en las trincheras,
vecino de las hogueras
que hacen del hombre
un ascua consumida por el aire,
una ceniza muda,
polvo,
nadie.

Tan sólo queda en la tierra,
un silencio que desgarra,
unos labios maltratados,
una boca hambrienta,
cien bocas hambrientas,
mil bocas hambrientas,
un millón de bocas hambrientas,
mil millones…
cuyo único alimento
es olvido e hipocresía.

Nadie parece escuchar
el grito desgarrado
que rompen las bocas del hambre.

kid

Foto: mdginafrica.wordpress.com

Saúl Flores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiempos con Versos: La boca del hambre

  1. Analo dijo:

    Grande…me ha hecho estremecer.
    Como decía Tom, el protagonista de los Pilares de la Tierra: “El hambre es la mejor especia”.

  2. Ana dijo:

    Mi más sincera enhorabuena por estas letras Saúl. Eres bocanada de aire fresco y esperanza para los jóvenes. El hambre es la riqueza de los poderosos sin escrúpulos. Porque exista un mañana igual para todos!! Quitemonos las vendas de los ojos y actuemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s