El hombre sin aliento

No había mapas. Ni recuerdos. Solo despertares.

El hombre sin aliento llamó a la luna.

-¿Vives tu sueño? Dijo la Luna.

-¿Qué son sueños?

– Las vitaminas del mundo. Bucear. Un trono de ilusiones.

– Vendí mi imaginación. Me quedan restos de suerte, lo llaman política.

– Sin imaginación, los sueños son una realidad infalible.

– Contemplaré el silencio hasta que me apriete el vértigo.

Mientras tanto, las niñas tomaban helado y los niños ordeñaban vacas mientras suspiraban por compartir privilegios.

Había tradiciones, precipicios. Siempre era otoño y los asuntos olían a carne cruda. Vivíamos descalzos. Sudor irrefutable…
hel

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s