Y es que no hay nada mejor que imaginar

Hace 58 años nacía en Madrid el verdadero luchador de gigantes, el gran Antonio Vega. Su música se dejaba llevar, no esperaba jamás; acariciaba lo instantáneo, abrazaba lo efímero.

vegFoto: 100x100musica.es

 

Gracias a esa fragilidad, cada uno de sus versos relucía sin complejos y le convertían en alguien vigoroso, inalcanzable para el resto de mundanos que descubríamos pasiones desconocidas. En este rompecabezas llamado mundo, la poesía de Antonio construía emociones. Tenía ese don de abrigarte en cada susurro, de robarte un poco de ti sin que te dieras cuenta para luego invitarte a su hoguera. POESÍA.

No les descubro nada nuevo si afirmo que Antonio fue uno de los mayores compositores de este país y que, aunque su vida se expusiera a riesgos vertiginosos, su talento era inconmensurable.

Hay un punto peligroso que, en realidad, pertenece a los genios. Esa incomprensión de la realidad que Antonio supo plasmar en letras tan aplastantes como el sitio de mi recreo. Y es que no hay nada mejor que imaginar…la brevedad a menudo es suficiente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Y es que no hay nada mejor que imaginar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s