El sueño de homenajear a nuestros héroes

Hace unas semanas, tomando una cerveza con un amigo músico del que fui manager siendo ambos adolescentes, hablamos como tantas otras veces, de cuántos proyectos musicales faltan y podrían montarse. El artista me dijo entonces: amigo, necesitas hacer música, necesitas arte.

Muchos de nosotros hemos intentado componer nuestra propia música, dirigir y actuar en nuestras propias películas, pintar nuestros cuadros, escribir poesías, etc. En todos esos momentos en los que hemos sido artistas para uno mismo o para más gente, recuerdo estar convencido de que, si llegase el día de mi salto a la fama, uno de mis mayores sueños sería homenajear desde el estrellato a los iconos que tanto me inspiraron y tantas veces me llevaron al paraíso del arte, ese lugar donde descubrimos que nadie nos conoce mejor que nosotros mismos.

¿Qué poeta no ha contado con Galeano en sus pedazos de papel? ¿Qué pintor (amateur o no) que se precie no ha hecho una reinterpretación picassiana de un lienzo? ¿Qué joven bailarín de Funky no ha intentado derretirse en un moon walk al montar su propia coreografía?

Para los que hemos querido ser músicos, y en concreto, rockeros empedernidos, los sueños de la pubertad no pueden entenderse sin la música de Led Zeppelin. Para todos nosotros, por entonces niños y niñas sin melena, imberbes de no más de cuatro acordes, los integrantes de Led Zeppelin han sido siempre héroes, y el sueño de homenajearles, el colofón de un sinfín de aspiraciones artísticas en el que se nos brindaba la oportunidad, como artistas imaginados, de encontrarnos espiritualmente en el escenario y dar las gracias (con un cover más o menos afortunado), al origen de nuestras pasiones.

Led Zeppelin 1969 Bath Festival (John Paul Jones, Robert Plant, John Bonham, Jimmy Page) (Photo by Chris Walter/WireImage)

Led Zeppelin 1969 Bath Festival (John Paul Jones, Robert Plant, John Bonham, Jimmy Page) (Photo by Chris Walter/WireImage

Hoy, en este domingo sin nubes, la sala Moby Dick (Madrid) reúne a más de 50 músicos de la escena musical española y latinoamericana en un concierto homenaje a Led Zeppelin, con motivo del 44º aniversario del lanzamiento del cuarto y emblemático disco de la banda británica Led Zeppelin IV (8 de noviembre de 1971).

Entre los músicos confirmados se encuentran Marcelo Novati, que ha tocado y grabado con artistas como Ketama, Pedro Guerra, Carlos Jean, entre otros; Fernando Mainer (ex bajista de Mägo de Oz); Julián Kanevsky, miembro de la backing band de Andrés Calamaro, y así hasta 50 músicos de la escena española y latinoamericana.Resulta curioso recordar que apenas un día antes en el calendario, día 7 de noviembre se sucedieron, en diferentes años, dos hitos de la historia de la banda. El 7 de noviembre de 1969, Led Zeppelin publicaba los singles llamados Whole Lotta Love y Living Loving Maid (She’s Just A Woman).

Whole Lotta Love  abre el segundo álbum de la banda Led Zeppelin II y ha sido desde entonces uno de los singles más exitosos de la banda, incluido entre las 500 mejores canciones de todos los tiempos de la revista Rolling Stone (puesto 75) y otros merecidísimos reconocimientos (Número 3 de los 100 mejores riff de guitarra revista Q Magazine y uno de los 50 mejores solos de la historia según Gibson).

 

Por otro lado, el 7 de noviembre de 1980,  el manager de la banda, Peter Grant se reunía con ellos y anunciaba su retiro definitivo. El 25 de septiembre de ese mismo año fallecía, en un trágico episodio de la historia del Rock, el “irremplazable” batería del conjunto, John Bonham. La decisión de Grant tuvo bastante que ver con lo que finalmente supuso el fin de la banda: Led Zeppelin no podía seguir existiendo sin Bonham.

Por todos estos motivos, parece que el calendario del tiempo nos brinda una jornada dominical convulsa y llena de recuerdos. ¿Qué mejor momento para compartir con grandes de la música, tan adolescentes y rockeros como nosotros, un gran homenaje?

Para todos los que quieran dar las gracias a Led Zeppelin por razones evidentes. Para todos los que hacen arte a su manera y han querido homenajear a este grupo de grupos. Para todos, porque todos hemos sido adolescentes, y es sano perder la vergüenza y describirle a todo el mundo con todo detalle esas escenas de salón en las fuimos artistas.

Yo, al menos, nunca quise ser nadie de Led Zeppelin pero siempre soñé en dedicarles una parte de mi mundo, de mi arte, tocando una de sus canciones o simplemente, abriéndoles mi corazón rockero. Gracias a los que están arriba por haber tocado nuestras fibras y por llenar el mundo de momentos de homenaje, en los que siempre podremos reviviros, todos lo que tuvimos el placer de conoceros en la asignatura vital de crecer musicalmente.

Hasta esta noche.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s