Cíborg

Como si de un espectáculo circense se tratase, hace un par de semanas entré en una de las salas del Baluarte con pocas horas de sueño y con una resaca espantosa. No sé si sería esa la causa de que interpretara, erróneamente desde el inicio, una charla seria con sus partes científico-técnicas como función teatral esperpéntica…creo que sí.

Desde el primer momento que empecé a escuchar al personaje que nos hablaba, tuve la sensación de que lo que estaba viendo era una caricatura a la especie humana, o bien uno de esos monólogos que te saca la risa tonta; por si esto fuera poco, el hombre optó por una vestimenta multicolor que podía recordar a la de un payaso. Pero no señores, lo que ingenuamente estaba presenciando era la charla del primer artista cíborg del planeta, Neil Harbisson. Un  personaje hecho de carne, hueso y antena cibernética.

cibFoto: www.dailymail.co.uk

 

Neil Harbisson es un músico discípulo del compositor experimental Frank Denver y del pianista manco John Railton, que tras conocer a Adam Montandon, creó junto a éste la antena que lleva implantada en su cabeza y que le permite escuchar los colores que pasan por su retina. ¿Raro, verdad? Pues eso mismo les contesté a mis colegas cuando no se podían creer que no me hubiera tragado ni una sola palabra de la charla, hasta que me explicaron que esa antena era auténtica y que sus palabras “no siento que uso la tecnología, no siento que llevo tecnología; siento que soy tecnología”, las decía con total sinceridad.

La primera vez que escuché la palabra cíborg no llegaba ni a mi primera década de vida. Quiero recordar que fue al ver una de esas películas ochenteras cuyos posters abundaban las paredes del cuarto de mis hermanos. Lo realmente curioso es que todas esas fantasías de ciencia ficción hayan podido hacerse realidad en nuestros días. La idea de que pueda existir un Terminator o un Robocop dentro de unos años me resulta, cuanto menos, espeluznante. Y eso que soy fan de ese tipo de cine, pero cuidado, no tanto como para pensar en un futuro a lo Blade Runner invadido por cíborgs y humanos.

En el caso de Harbisson, la implantación de la antena en su cabeza no es fruto de una paranoia artística, sino una forma peculiar de plantarle cara a su enfermedad. Neil nació con acromatopsia, es decir, veía el mundo en blanco y negro. De ahí que quisiera sentir los colores más allá de su gama cromática; quería ir más allá, quería escucharlos. La antena o “eyeborg” que se implantó en el año 2004, traduce los colores en ondas sonoras, las cuales viajan directas a un chip incrustado en su cráneo. Este chip transforma las frecuencias de la luz en frecuencias sonoras, permitiendo a Harbisson escuchar y sentir los colores. Un hallazgo realmente increíble para la ciencia y sobre todo para el mundo del arte; una forma de vivir sin precedentes que le cambió la vida a este artista británico.

No deja de sorprenderme el pensar que todo lo que escuché en aquella conferencia fuese cierto: las fotos de la operación y del postoperatorio en el hospital, ese pasaporte que tanto le había costado conseguir por querer salir con la antena en la foto, los ejemplos sonoros de distintos colores que mostró en forma de escalas… si no todo, casi todo. Porque sigo pensando que este artista es en realidad un creativo muy ingenioso, que sabe mezclar a la perfección y con una excelente oratoria lo real con lo imaginario. Me acuerdo cuando le preguntó uno de los periodistas cómo hacía para dejar de escuchar todo el tiempo cosas en su cabeza. Neil respondió que solo cuando duerme es cuando deja de escuchar y se mantiene en silencio. Sin embargo, comentó también que se ha acostumbrado ya a oír todo el tiempo sonidos, y defendió este modo de vida como una experiencia que debería hacerse realidad a nivel global en un futuro cercano. De hecho, Harbisson es cofundador de la Fundación Cyborg, una organización internacional que promueve el movimiento denominado “ciborguismo” y que ayuda a defender los derechos de los cíborgs.

Si todavía no conocen a este extraño artífice tecnológico, les animo a escuchar una de sus charlas. Eso sí, escúchenla pensando que esto podría ser el inicio de una nueva era en la historia de la humanidad; aunque a muchos les pueda parecer una absurdez, no es para nada descartable en el mundo en el que vivimos. Y si todavía son escépticos a este tipo de teorías, les invito a descubrir este universo cibernético entrando en su web.  Les aseguro que quedarán boquiabiertos.

Sac

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Telaraña Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s