El jazz en dos bocados

“El jazz latiendo su sonido irregular, loco, sobre la tarima, es el corazón del tiempo”

Raúl González Tuñón

A menudo me dejo llevar por los sonidos del Jazz. Desde que leyese a Cortázar en Rayuela o Kerouac en El Camino, me he sentido atraído por este estilo de música que, surgido gracias a la confrontación europea con la comunidad afro-americana, fusiona la improvisación con elegancia. Para mí el jazz es una forma de vida que permite sentirte libre y destapar tu lado más atrevido que, en ciertas ocasiones, mantenemos escondido en lo más profundo de nuestro ser. Es una manera de dar rienda suelta a nuestros sentimientos  y exprimirlos con sutil delicadeza, para que no estallen demasiado fuerte y provoquen una catástrofe inesperada. Un amalgama de compases donde los instrumentos se sienten libres y crean estructuras imposibles; diría que es una de las expresiones más complejas del arte que consigue unir a personalidades contrapuestas.

jazzFoto: www.nola.com

 

Dicho esto, y a tenor de mi férvido cariño al género, tengo que manifestarles que hoy estoy muy contento. La próxima semana llega a Madrid la octava edición del Ciclo 1906 Jazz que ha reunido a algunos de los mejores músicos actuales.

La noche del lunes, 16 de marzo, el bajista camerunés Richard Bona se presentará con su grupo en el Teatro Lara para arrollarnos con ese carácter que, contagiado del folclore africano, destila talento por todas partes. Oigan esta canción y comprenderán de que les hablo…

 

Por si esto fuera poco, un día más tarde, el martes 17 de febrero, el batería Al Foster actuará en el Café de Berlín. Lo hará en formato de cuarteto con Dowdin Louis al saxo, David Bryant al piano y Doug Weiss al contrabajo, que le acompañarán en lo que será una noche memorable para rendir tributo al maestro Art Blakey. Quisiera indicarles que si el nombre del Sr. Foster no les dice mucho, el mismísimo Miles Davis afirmó la primera vez que le vio en directo que le dejó K.O.

 

Llegados a este punto, pónganse cómodos, sírvanse una copa bien fría, y aguarden con expectación estos dos conciertos. A un servidor ya le tiemblan las piernas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s