Mucho queda por regar…

Imprevisible fue tu forma de llegar. Al igual que una tormenta de granizo apareciste: con fuerza para alertar, con ritmo para curar sequías. Nos conocíamos, pero el reloj había decidido pararse una década.

Mucho queda por regar…

No me importó olvidarme el paraguas; mojarme; recorrer las calles; retorcer tu mano; mirarte; provocarte. Venías y con eso bastaba.

Mucho queda por regar…

Así, entre nubes de algodón que cubren y tapan, envolviste mi sueño. Trepaste de arriba abajo, aquel árbol al que llamo cuerpo y, con tu amplia sonrisa, conquistaste mi bandera; mi risa.

Mucho queda por regar… 

Quise encontrar a la serenidad, saludarla y decirle: ven conmigo. Pronto supiste leerme entrelineas y remover mi pensamiento.

Mucho queda por regar…

Hoy ya queda menos para que broten los frutos.

regarFoto: lasfotosmasalucinantes.blogspot.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s