Historias del Kronen

”A mí no me gusta la poesía. La poesía es sentimental, críptica y aburrida. Me repugna.  Es un género en extinción: no hay nadie que pueda vivir de la poesía en estos tiempos. Es una cultura muerta. La cultura de nuestra época es audiovisual. La única realidad de nuestra época es la de la televisión. Cuando vemos algo que nos impresiona siempre tenemos la sensación de estar viendo una película. Ésa es la puta verdad. Cualquier película, por mediocre que sea, es más interesante que la realidad cotidiana”

José Ángel Mañnas (Historias del Kronen, 1994)

mañFoto: www.revistagq.com

En el año 1994, un jovencísimo licenciado en historia contemporánea editaba su primera novela: Historias del Kronen. Por aquel entonces, Jose Ángel Mañas -autor de la novela- tenía 23 años y, para sorpresa de muchos, se convertiría en finalista del Premio Nadal.

Su ópera prima había introducido en España un género innovador que aglomeraba a escritores bajo la rúbrica de Generación X; un estilo mordaz y cruel que describía la pérdida de valores de una juventud desencantada.

Había llegado el neorralismo para destriparnos a todos con un lenguaje punzante. La autenticidad,  la sexualidad, la crítica social, la suciedad, la violencia…se afincaban entre la cultura popular adolescente. Eran momentos de cambio y lo que empezaba a hervir, pronto estallaría.

Cuenta Mañas que sólo tardó en escribir 15 días la novela. Ficción o realidad, puedo afirmar que estas Historias del Kronen reflejaron a la perfección un sentimiento nihilista de pubescencia que abocaba a la autodestrucción: fiestas, drogas y sueños perdidos, eran descritos sin remordimientos.

Ante el revuelo generado, el director Montxo Armendáriz la llevó a la gran pantalla en 1995 y, años más tarde, Mañas completaría la saga con otras tres novelas que conformarían la Tetralogía del Kronen: Mensaka (1995), Ciudad Rayada (1998) y Sonko95 (1999).

Hoy, 22 de octubre, el escritor madrileño cumple 43 años en el vigésimo aniversario de su obra cumbre. He querido recordarle pues, para mí, estas Historias del Kronen que quizás hoy sienta lejanas e inmaduras, supusieron un guantazo en toda regla. Mañas, desde dentro, nos introducía en ese Madrid lúdico enseñándonos que somos vulnerables y que, en su justa medida, nos apodera la inseguridad y el miedo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s