Relato de Octubre II

Continuación del Relato de Octubre

-Pensarás que soy idiota, pero te estaba esperando.

Dudé unos segundos. Sí, se dirigía a mí.

-Alguien me dijo que andabas por Viena y, aunque esto es enorme, estaba segura de que me encontrarías.

Mirándome por encima de la taza, dio un sorbito al café.

-Desde aquel día, siempre has estado en alguna parte, dentro. Nunca diste prenda a conversar, preferías quedarte observando; analizando con esa mirada que sólo ven tus fotos.

Un mordisco al hojaldre. Azúcar glasé cubriéndole los labios.

-¿Y tú qué? ¿Me recuerdas? ¿Has llegado hasta aquí siguiendo mi rastro? No pongas esa cara. Tranquilo. Sé que es pura coincidencia. He imaginado este momento, en como te acercarías, despistado, con tu pelo revuelto atravesado por ráfagas de incertidumbre y en como yo…

 Hizo una pausa y sonrió con los ojos.

– Soy Jackie. Hicimos el amor en los baños de la facultad.

Juro que nunca la había visto.

– ¿No dices nada?

Jackie se puso unas gafas de pasta, escondió su corta melena bajo un gorro de lana y se pintó los labios de rojo con un pulso preciso que me inquietó aún más.

 -¿Y ahora?

La chica con nombre de perro-lobo se estaba equivocando.

-Qué más da. Total. Sólo fue una vez. Siéntate y hagamos como si todo tuviera sentido. Strudel de manzana, un manjar. Come.

Cuando mi cuerpo se templó, nos lanzamos a la calle. Estaba nevando.

Jackie camina como un gorrión. Lo pensé aquella mañana de octubre y aún hoy lo pienso cuando salta de la cama a la ducha, desnuda, conectada a la tierra sólo con los pulgares de los pies. Y es que Jackie vive en las alturas, por encima del ático que alquilamos en la calle Kärntner dos semanas después de que yo la viera por primera vez. Quizás es por eso, porque observa el mundo desde arriba, que Jackie lo sabía todo de mí.

spaFoto: blog-photo-nb.com

Ella, sin embargo, lo llama “recordar”. Cree conocer mi olor, aquella chaqueta vieja que reservaba para los viernes en los bares, mis llegadas a clase diez minutos tarde por sistema, el sitio exacto que ocupaba en el aula 45 de Filosofía y Letras.

-En la última fila, el tercer pupitre empezando por la derecha.

Pero no, aquél no era yo…

CONTINUARÁ (Relato de Octubre III)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Opiniones y Sandeces. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Relato de Octubre II

  1. Pingback: Relato de Octubre | kulturtado

  2. Pingback: Relato de Octubre III | kulturtado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s