La Isla Mínima

Ayer, tarde de domingo, decidí acudir al cine, un plan perfecto para rematar el fin de semana si no fuera por el precio. ¿Se han fijado en que ya no huele a palomitas? Estoy de acuerdo en salvar la cultura, pero no creo que el camino sea convertirla en un bien de lujo poco accesible al ciudadano medio. Veamos qué rumbo y decisiones adoptan los responsables de este “adiestramiento”; el porvenir es desalentador…Estén alerta.

Tras esta pequeña reflexión, me centraré en La Isla Mínima, último largometraje del director sevillano Alberto Rodríguez. En este 2014, considerado uno de los mejores años para el cine español, creo que La Isla Mínima, con permiso de Magic Girl, es una de las cintas más destacadas. Vayamos al grano.

En clave del mejor cine negro, La Isla Mínima es un thriller ambientado en un pueblo de las marismas del Guadalquivir anclado en el tiempo que resulta idóneo para reflejar la tensión de la historia. La acción nos traslada a 1980 donde dos policías ideológicamente opuestos tendrán que enfrentarse a un despiadado asesino. Por un lado, Pedro –interpretado por Raúl Arevalo en su mejor papel hasta la fecha- representa la juventud, el futuro y esas ganas de cambio expuestas en su repudio al régimen franquista; por el otro, Juan –interpretado por Javier Gutiérrez, reciente ganador del premio a mejor actor en el festival de San Sebastián-, un antiguo oficial de las Gestapo. Ambos tendrán que convivir juntos para desmembrar la desaparición de dos hermanas durante las fiestas del pueblo. Sus actuaciones son inmensas.

are

Foto: www.noticiasdegipuzkoa.com

Es digna de resaltar la cuidada fotografía a manos de Alex Catalán –también galardonado en San Sebastián-, que recordará y hará las delicias de aquéllos que han seguido la serie True Detective y que, en un destello, homenajea a la excéntrica Twin Peaks. A su vez, la música, compuesta por Julio de la Rosa, acompaña con paso firme cada escena; despunta sin quererlo convirtiéndose en un personaje más.

En cuanto al guion, perfilado por Rafael Cobos y el director, mantiene al espectador en vilo a lo largo de sus más de 100 minutos de duración. Quiero creer que se ha inspirado en el fatídico crimen de las niñas de Alcasser, el paralelismo en muchos aspectos es notable. Valga o no este juicio, considero que es uno de los puntos más fuertes de la película. Tiene ritmo, mantiene el pulso y consigue llevarnos al terreno de la angustia; sabe absorbernos.

La cinta, en su conjunto, resulta apasionante.  Todos los actores son creíbles; resalta la fuerza expresiva de los planos cenitales de las marismas: espectaculares y desconcertantes; los decorados, repletos de atmósferas asfixiantes, son muy acertados; el vestuario está muy conseguido; y, como colofón, guarda un final abierto que no dejará a nadie impasible. Como ya hizo el maestro Martin Scorsese en Shutter Island, la conclusión sobre lo ocurrido generará dudas e incitará al debate.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Isla Mínima

  1. Pingback: Relatos Salvajes | kulturtado

  2. Pingback: 10+1 de las mejores películas de 2014 | kulturtado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s