Woody Allen es el nuevo Woody Allen

“Mi forma de bromear es decir la verdad. Es la broma más divertida”

Woody Allen

alFoto: www.bronxbanterblog.com

Pocos cineastas pueden presumir de seguir trabajando con setenta y ocho años. De los que pueden hacerlo ninguno ha escrito, dirigido y en algunos casos protagonizado, más de cuarenta películas en los últimos cincuenta años. Woody si puede presumir de esto. Pero no lo hace. El tiempo que invirtiese presumiendo sería tiempo que pierde en llevar a cabo sus pasiones: escribir, tocar el clarinete e ignorar halagos y reconocimientos por parte de crítica y público.

woFoto: www.partiallyexaminedlife.com

Woody Allen es una máquina de crear. Empezó con 16 años escribiendo chistes para periódicos y continúa, a día de hoy, inventando historias que le hacen seguir ganando adeptos a estas alturas de su vida. A sus espaldas 5 libros publicados, obras de teatro, ensayos, cientos de tiras en periódicos y 48 guiones de largometrajes. ¿Y qué hace este señor después de haber hecho todo esto? Seguir haciéndolo. En los últimos años Woody está sorprendiendo con películas que recuerdan a su época dorada de finales de los setenta y la década de los ochenta. No muy lejos de esas obras maestras (expresión demasiado utilizada al hablar cine, aunque en este caso con razón) que fueron “Annie Hall” o “Manhattan”, la crítica ha colocado por calidad, originalidad y éxito comercial, entre otras, a “Midnight in Paris”, realizada treinta años más tarde.

baFoto: flavorwire.com

Por todo esto podemos decir que Woody Allen es el nuevo Woody Allen. En las últimas décadas, su cine es difícilmente englobable en un solo género. Ha dirigido comedias, falsos documentales e incluso, se ha atrevido a emular a su amado Ingmar Bergman. En su filmografía de los últimos veinte años, se mezclan de nuevo películas que rozan la perfección (“Desmontando a Harry”, “Misterioso asesinato en Manhattan” ), con comedias más ligeras (“Scoop”, “Poderosa Afrodita”), pasando por  lo que podrían considerarse fracasos (“Celebrity”, “Todos dicen I Love You”).  A pesar de ello, en la actualidad su cine vuelve a estar en boga gracias a una gran variedad de películas y además, el público por fin reconoce a este singular personaje a la hora de pasar por la taquilla. La tensa “Match Point” o la más reciente “Blue Jasmine” dan fe de ello.

woeFoto: photovide.com

Como todo gran artista, ha sufrido periodos nublados en los cuales la inspiración brillaba por su ausencia. Momentos que han provocado que muchos críticos hayan querido buscarle sustituto vendiendo a emergentes cineastas y guionistas como “los nuevos Woody Allen”. Uno de los casos más sonados y recientes  es el de Lena Dunham. La creadora de la serie “Girls” -que ella misma protagoniza como una neurótica que vive y trabaja en Nueva York-,  parece la más evidente y nueva versión (femenina) de Allen. Aún le queda mucho camino que recorrer para estar a la altura (que no estatura), aunque su porvenir es alentador.  De momento no puede haber un nuevo Woody en el mundo. Mientras el genio de Brooklyn siga vivo y se mantenga activo, podemos seguir diciendo que Woody Allen es el nuevo Woody Allen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Woody Allen es el nuevo Woody Allen

  1. Pingback: Frances Ha, un ansia de libertad que despierta a la incoherencia | kulturtado

  2. Pingback: Andrew Bird o el músico incansable | kulturtado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s