Nacho Taboada o una voz incontestable

Ayer lunes, 19 de Agosto, Nacho Taboada salía con su guitarra acústica caminando a sus anchas por una sala Galileo Galilei a medio gas. No era su culpa, tocar en Madrid en estas fechas es difícil y caluroso para todos.

nacho

Acompañado por las barbas de un guitarrista eléctrico y un batería, era su sombrero el que se llevaba las miradas. Sin bombín Sabinero, escondía tras su sonrisa simpatía para los presentes. Su comunicación era cercana y directa, conseguía acariciarnos entre sus compases.

Lo suyo por los escenarios tiene su miga. Hizo del bar Zanzíbar su casa, ha compartido duetos con la preciosa Jenny de los Mexicats, ha experimentado acordes con varios músicos y despertado, en múltiples ocasiones, al Búho Real con sus canciones.

Perdonen este pequeño inciso pero quería situarles en órbita. En los recitales de este joven madrileño, siempre hay lugar para las sorpresas. La voz grave, que perpetra entre sus versos, te hiela y esa habilidad de transmitir emociones, adquirida tras numerosas sesiones de radio, hace que no respires. Un pestañeo y quizás pierdas un bello instante.

foto

Fue intercalando versiones con “temas” de su propia cosecha. Hubo lugar para criticar a las redes sociales, para hacer declaraciones amorosas y un momento íntimo cargado de profundidad en el que entregó una preciosa melodía a un amigo fallecido en el accidente ferroviario de Santiago. Desató alguna lágrima generando un estado melancólico.

Cantó al pirata de Espronceda, nos inundó de buen rollo con una pieza de Reggae y derrochó boleros. Nos trasladó al jardín de su ciudad, como si se tratase del sitio de su recreo, viajamos a África con “Colors Of The Rain” y entregó las delicias de su querido Johnny Cash. Varios bises envueltos de aplausos, un público que quería más y un final con tinte argentino mediante un dulce tango.

Fin del espectáculo: complacido, alegre, alborozado… Con ganas tremendas de volver a ver cabalgar a este gran cantautor de pelo rizado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nacho Taboada o una voz incontestable

  1. Pingback: Y los colores de la lluvia | kulturtado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s